Itagüí tendrá un mejor sistema de acueducto


Ciudadsur

Ciudad / 27 de noviembre de 2020

EPM ejecuta el proyecto Itagüí-Manzanillo-Ajizal mediante el cual se atenderá la creciente demanda del servicio de agua potable en ese municipio durante los próximos años. Está previsto que las obras concluyan en el primer semestre de 2021.

NOVIEMBRE 27| 2020

Aumentar y garantizar la disponibilidad de suministro de agua potable en las próximas décadas para los habitantes de Itagüí, en el sur del Valle de Aburrá, es el objetivo del proyecto Itagüí-Manzanillo-Ajizal. Las obras incluyen 3,4 kilómetros de nueva tubería, que irá debajo de vías públicas, esta se conecta en el barrio Calatrava con la infraestructura existente procedente de la planta La Ayurá, y va hasta el tanque ubicado en la vereda Ajizal.

“Parte de la tarea más crítica ya está realizada. Estamos aproximadamente en un 98% de la instalación de la tubería; en el momento hacemos unas pruebas para garantizar que no haya fugas, instalamos equipos en las cajas válvulas, que también están casi finalizadas, y ahí también estamos haciendo los empalmes”, asegura Luz Elena Jiménez, líder del proyecto por parte de EPM.

A esas obras se suma la construcción de tres tanques de almacenamiento de agua. “En El Ajizal existe uno y al lado estamos construyendo otro, de 750 metros cúbicos, que va en más del 90%, ahora se está trabajando en la instalación de tuberías y válvulas en su interior”, informa la líder del proyecto.

Entre tanto, el tanque de El Manzanillo, con capacidad de mil metros cúbicos, se construye en la vereda Pedregal, también cerca de otro existente. Esas obras se encuentran avanzadas en un 40% y EPM tiene previsto finalizarlo en febrero de 2021.

Finalmente, en el sector El Progreso, cerca al ya existente tanque de 10.000 metros cúbicos, se construirá otro con capacidad de 4.250 metros cúbicos. Esa obra se culminará también en el primer semestre de 2021. Para ello, ya fue construida una vía de acceso conformada y en la actualidad se avanza en la estabilización del terreno para luego hacer el vaciado de la losa donde se va a instalar esta infraestructura. Igualmente se avanza en la instalación de las tuberías de interconexión entre los dos tanques.

“Desde etapas muy tempranas, en el proyecto hemos venido haciendo acercamiento con las comunidades y con sus líderes, en un ejercicio muy expedito de socialización, incluso puerta a puerta, para dar información clara sobre el desarrollo de las obras y su alcance”, sostiene María Lucía Peláez, profesional social de EPM para el proyecto.

Tanto para el desarrollo de las obras como para el diálogo con los pobladores de la zonas impactadas por las obras ha sido clave el acompañamiento de la Alcaldía de Itagüí, a través de su Secretaría de Infraestructura, y de la Personería Municipal.

“Al comienzo hubo un gran trabajo presencial, pero luego, al decretarse la cuarentena, nos ajustamos a los retos que esta implica y creamos canales alternativos de comunicación, para difusión de información a través de WhatsApp de manera directa o mediante réplicas de los líderes en los grupos que tienen con sus comunidades. En los casos en los cuales ha sido necesario adelantar actividades presenciales, nuestros funcionarios y los contratistas cumplen los protocolos de bioseguridad exigidos”, dice Peláez.

Una vez finalizado el proyecto a mediados del próximo año, Itagüí quedará preparado no solo para atender la demanda actual de agua potable, sino el crecimiento futuro que exige mejores condiciones de infraestructura para la prestación de un servicio esencial para sus habitantes.

Foto: cortesía EPM.