¿El túnel verde está enfermo?

El debate quedó abierto tras conocerse el estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad Nacional. Entre las conclusiones que dejó el documento se encuentra el riesgo en el que se encuentran más de 80 árboles ubicados en el corredor y que por su composición, el túnel verde no permite disipar los niveles de ruido ni de partículas contaminantes P.M 2.5.

Según el inventario en el corredor que comprende el tramo 2B de Metroplús en la carrera 43A de Envigado, habitan 326 árboles, de los cuales el 39% corresponden a la familia fabacea y la dominancia es del chiminango. Dicha situación, según el estudio, es riesgosa puesto que en caso de llegar una plaga puede acabar con estos individuos.

Pero además, la población de árboles se encuentra en estado adulto o senil y algunos tienen riesgos, clasificados así: el 2% (siete árboles) está en estado de Alto Riesgo; el 3.4% de los árboles tienen riesgo Medio Alto, el 27.3% están en riesgo Medio Bajo y el 67% están en riesgo Bajo. Dentro de los hallazgos de los árboles en riesgo están: pudriciones en la base, parásitos, grandes inclinaciones, interferencia con la infraestructura eléctrica.

Según el profesor Óscar Sáenz, ingeniero forestal coordinador del estudio, dentro del proyecto de Metroplús las talas se redujeron a 122, de las cuales 30 son debido al diseño y las restantes por condición fitosanitarias, edad y alto riesgo. “El corredor es una oportunidad para repotenciar el paisajismo, sacando los elementos nocivos y reducir los elementos contaminantes y que generan un alto riesgo para la seguridad humana”, explicó.

El investigador apuntó que la empresa de transporte debe tener en cuenta el arraigo cultural y patrimonial del Túnel Verde, pero advirtió que su composición evita un proceso de descontaminación contrario a lo que se cree. “Al ser un túnel genera un efecto negativo porque funciona como una capa que no deja salir las partículas contaminantes del aire P.M 2.5 PM, mientras que el ruido solo se atenúa seis decibeles”.

Ante esto, el estudio recomienda conservar el 60% de los árboles y talar 122, de los cuales 18 son por su riesgo (7 por riesgo inminente), 23 por su estado fitosanitario y 26 talas por interferencia con redes. “No podemos esperar a que ocurra una tragedia, lo más pronto posible vamos a intervenir los siete árboles que están en riesgo de colapsar y esperaremos el concepto de la autoridad ambiental para saber qué hacer con los demás enfermos”, indicó el alcalde Raúl Cardona.

Aún los colectivos ambientales no se pronuncian frente al estudio entregado por la Universidad Nacional, el cual será enviado por la Alcaldía de Envigado al Área Metropolitana dentro del proceso de autorización para el aprovechamiento arbóreo en el corredor Túnel Verde y así definir qué pasará con el suspendido tramo 2B de Metroplús.